Pues ya muevo. Por fin. Y es que las ganas me comen por dentro. Hace tiempo que quiero contároslo todo de esta aventura a la que he llamado Islandia SIN. Porque ya vuelo. Ya viajo de nuevo.

Esta vez no salgo de Europa, aunque me voy (casi) lo más lejos que puedo. Un lugar donde hace frío en verano, donde no se pone el sol y donde el transporte no siempre es sencillo. Un país conocido por sus inviernos, sus auroras boreales y sus precios (algo) subidos de tono. Como siempre intento, le busco la vuelta al viaje, pretendo hacerlo de forma algo diferente y, esta vez, me encaro a una Islandia SIN; sin planes, sin alojamientos y sin transportes. Una Islandia CON; con fecha de vuelta, con tienda de campaña y con compañía.

Para este post, y como no tengo fotos de Islandia, recupero fotos de mi viaje de 2015 por los fiordos noruegos.

Es un viaje algo diferente a los que últimamente acostumbro, pero tengo motivos. Dejo de lado (sólo muy de momento) los viajes sin fechas de vuelta y en soledad para lanzarme a un viaje de 15 días acompañada, con una tienda de campaña, un pulgar en cada mano y un par de piernas. Porque esa es la idea: caminar mucho y gastar poco, que el sol de media noche nos encuentre en lugares que aparecen en las postales y que los podamos disfrutar sin masas de gente. Intentar, pese a todo, pasar poco frío.

sol de media noche crucero

Sol de media noche en Noruega.

¿QUÉ QUIERO DECIR CON ISLANDIA SIN?

Con Islandia SIN pretendo que sea un viaje sin mucho dinero, sin muchos planes, sin alojamientos y sin transportes. Movernos, como nos lleve el viaje, como siempre intento, pero con menos tiempo.

Islandia en eso me plantea un reto. No es muy difícil gastar poco cuando una viaja lento, en países baratos, países cálidos o cuando una está sola y se encuentra con ayudas y ofertas de algunos locales. Esta vez, quiero visitar Islandia en 15 días (y sí, me temo ya que es poco tiempo), es un país con mucha fama de caro, el clima cambia cada 15 minutos y hace mucho viento. Además no voy sola, por lo que siempre es más difícil encontrar a personas que acepten alojar a dos personas.

Pero el viaje, para mí, es eso. Ver cómo surgen las cosas, ver cómo pasan. Pasar algo de frío, maldecir una carretera solitaria o los precios desorbitados de las patatas (:D) Veremos qué pasa.

viajar con poco dinero Islandia SIN

ISLANDIA CON

Compañía

¿Por qué compañía a estás alturas? ¿Con quién te vas a esta Islandia SIN?

Pues porque era un viaje que teníamos pendiente, que nos apetece desde hace tiempo. Pero para el cual nunca encontramos el momento, quizás nunca podemos tampoco compaginar nuestros ritmos.

Me voy con mi hermano, Txema, que es también muy viajero. En su currículum más de 70 países, mochileó Sudamérica al completo en varios viajes largos (algunos de ellos también sin billete de vuelta) y su primer viaje solo fue Europa a lomos de su coche donde también pasaba las noches.

Esto también nos supone un desafío, por cómo cada uno de los dos ve el viaje, los ritmos y los gastos. Por saber cómo lo llevaremos, decidiremos el camino, el ritmo, los destinos. Porque los dos somos muy iguales, y muy diferentes, muy cabezones e independientes. Como ya he dicho antes, veremos qué pasa.

Y de esta forma, no me tocará acampar sola.

Billete de vuelta

¿Por qué con billete de vuelta a estas alturas, por qué correr si no te gusta?

Este es el punto, admito, de todos, que menos me convence.

Las fechas eran fijas para mi hermano, que trabaja en una oficina y tiene que volver después de esos quince días. Para mí la vuelta no era tan importante, pero tengo motivos y al final por eso, lo he decidido. Y es que, como sabéis, a finales de marzo tuve un accidente de coche (ya escribí de eso y de lo peligroso que es no vivir). Aunque voy mejor, todavía tengo resentida la espalda, las lumbares y la zona subabdominal. Nada que no me permita moverme, hacer vida relativamente normal, pero me da miedo que no esté para trotes muy largos. (Cracovia ya me sirvió como prueba en abril, prueba que no superé…). Así que me parece perfecto volver a probarme unos días.

Islandia SIN, quince días y volver para septiembre sonaba bastante bien y si mi espalda responde, vuelvo al viaje (¡que ya tengo muchas cosas en mente!)

países nórdicos ISlandia sin

Y ¿POR QUÉ ISLANDIA?

Como ya he dicho, porque Islandia SIN me supone un reto, porque es frío y nada barato. Porque, dicen, tienen los paisajes más bellos de Europa. Porque estaba en la lista personal de cada uno de los países no visitados que quiero visitar, porque nos parece bien un acercamiento de 15 días. Porque la acampada libre es legal en todo el país (cosa que todos los países deberían aprender), porque agosto (exceptuando que no podremos ver auroras boreales) nos parece el mejor mes. Porque, y no lo vamos a negar, no hay muchas rutas entre las que podamos discrepar.

noruega Islandia sin

Ahora me toca una de las cosas más complicadas: preparar una mochila que cubra mis mayores miedos: el frío y la lluvia, pero que pese poco (muy poco)

¡Os iré contando!

No te cortes y cuéntame en los comentarios algunos de esos secretos a voces que conocen los locales, algún consejo para el frío o la lluvia, o un lugar que te pareció imperdible. Tampoco si conoces a alguien en Islandia (una hermana, hermano, amigo, amiga, familiar o conocida…¡o a ti misma!) que nos quiera echar una ayudita con un poco de Couchsurfing 🙂

Sea como sea, intentaremos llegar hasta allí.

buzones en Noruega

Suscríbete a Dejarlo Todo e Irse y comienza a disfrutar de todos los artículos y recursos que se publican en el blog así como de material exclusivo.

Introduce tu email ahora y recibe como regalo de bienvenida en tu correo mi ebook 

¿Y si viajo sola? El libro que te dará el último empujón.”